Contáctanos

¿Impulsará el litio mexicano a los autos eléctricos?

México cuenta con un yacimiento que podría representar una oportunidad para estimular la producción de dichos vehículos
Publicado el 01 Mayo 2021
por Ivonne Lara, Sirse Rosas e Ilse Casas
Isidoro Massri, director general de JAC México.
Isidoro Massri, director general de JAC México.
José Zozaya, presidente de la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA).
José Zozaya, presidente de la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA).
A nivel mundial, la tendencia automotriz está dirigida al incremento del uso de vehículos eléctricos. En México, dicho segmento es relativamente nuevo, pues se estima que durante el 2020 en el país se vendieron 949,353 autos de combustión interna, mientras que solo 24,405 fueron vehículos híbridos y eléctricos, representando solamente el 2.6% del total de las ventas de vehículos ligeros en el país, sin embargo, se espera que poco a poco se incremente la venta de dichos autos y sus ventajas.

Para la fabricación de un auto eléctrico se necesitan muchos componentes, y en México, las armadoras que están fabricando vehículos eléctricos recurren a la importación de la mayor parte de ellos, como es el caso de las baterías, las cuales se conforman de diversos dispositivos, entre ellos las pilas, para las cuales se requiere el litio. Sin embargo, hoy en día, México cuenta con un yacimiento de litio en Sonora, el cual podría representar una oportunidad para impulsar la producción de autos eléctricos, al atraer a una empresa extranjera que decida invertir en el país y fabricar baterías para el segmento eléctrico automotriz.

Según el ranking hecho por Mining Technology en 2020, el yacimiento ubicado en Sonora es uno de los más representativos a nivel mundial. Dicha mina de litio cuenta con reservas probadas y probables de 243.8 millones de toneladas, y está a cargo de Sonora Lithium, empresa conformada en un 77.5% por Bacanora Lithium y un 22.5% por Ganfeng Lithium Ltd.
Bacanora posee diez áreas de concesión minera que cubren aproximadamente 100,000 hectáreas.
Se estima que dicho yacimiento requerirá una inversión de 420 millones de dólares en su primera etapa, la cual comenzará en este 2021. Mientras que la segunda etapa iniciará hasta 2023, para lo que se necesitará una inversión adicional de 350 millones de dólares.

Una vez terminada la primera fase del proyecto, Sonora Lithium podrá producir 17,500 toneladas anuales de litio. Adicionalmente, en su fase final, alcanzará hasta 35 mil toneladas anuales.
Sin embargo, aunque México cuenta con una de las reservas de litio más importantes del mundo, la posibilidad de que el país y su cadena de valor se vean directamente beneficiadas es aún desconocida. Esto, debido a que el país no cuenta hasta ahora con alguna planta de procesamiento de litio que promueva la fabricación de baterías que serán de gran utilidad para diversas industrias, entre ellas la automotriz, que transita de los vehículos de combustión interna hacia los eléctricos, que tienen como una necesidad principal la energía que acumula una batería de litio.
Leopoldo Ortiz, CEO de LM&TH Technologies, una empresa mexicana que se dedica al diseño y fabricación de vehículos eléctricos, expresó que mientras el litio no sea procesado en México, no será visible un verdadero impacto positivo de su descubrimiento en el país.

Explicó que, para la fabricación de un vehículo eléctrico hay tres componentes que son fundamentales y que, por su concepción, suelen encarecer las unidades y dificultar sus ventas. Se trata de las baterías de litio, los controladores y el motor eléctrico. Estos productos deben ser importados y, en el caso de las baterías, su precio representa hasta el 40% del total del costo final del vehículo.
“En México no existen empresas que fabriquen baterías de litio, lo que se sabe sobre el yacimiento es que el litio se extrae, se envía a China y fabrican las baterías. (Creo) que debería procesarse y fabricar aquí las baterías, pero hasta ahora no ocurre así”, expresó Ortiz, quien agregó que no habrá un impacto directo en la industria si esto no ocurre.



Cuestión de rentabilidad

Isidoro Massri, director general de JAC México (marca china que se ensambla y comercializa en México por Giant Motors), afirmó tener fe en que el yacimiento de Sonora pueda impulsar el interés de una empresa fabricante de baterías en México, sin embargo, se necesitaría un volumen en masa de dicho componente para lograr la eficiencia necesaria.
Indicó que la armadora ha estado muy involucrada con el Gobierno Federal y Estatal para visualizar la llegada de plantas de baterías eléctricas al país y aprovechar el yacimiento en Sonora.
“Quizá en el futuro se dará dicha inversión eventualmente”, dijo Massri, quien agregó que al tropicalizar dicho componente se estaría produciendo una parte importante de los autos eléctricos.
“Una batería está conformada por cientos de componentes. La pila es lo único que lleva litio. Está conformada por soldaduras, arneses, entrelazados, iones y en conjunto hacen una pila para auto. Por lo que se necesitan muchos componentes y producción de cientos de piezas para darle vida a dicho componente automotriz”.

Massri indicó que lo importante en el caso de las baterías es la masividad. Es decir, si tienes una planta que te permita ensamblar un millón de baterías podría ser rentable, pero si quieres competir con una empresa asiática que produce 100 millones, no lo sería tanto.
“Faltaría que se vendan más autos en México para que sea rentable y que una empresa se interese en la producción de baterías”, dijo al agregar que: “El yacimiento de Sonora es un grano más para lograr que toda la cadena de valor sea más exitosa. No solo para consumo en México, sino para atraer la inversión extranjera y motivar al mercado. El futuro está allí, lo que no sabemos es a qué tan largo, mediano o pequeño plazo llegará a México”, dijo Massri, quien indicó que actualmente, Giant Motors importa el litio y sus baterías desde China.

El directivo de JAC Motors agregó que existen componentes que tienen oportunidad de ingresar al segmento de vehículos eléctricos, como lo son los asientos, cristales y llantas. Son los que representan un auto en volumen y no tienen gran complejidad como lo es el motor. Incluso la soldadura, el estampado y la pintura , pueden serlo.
Indicó que actualmente, la producción de vehículos eléctricos en México es poco representativa, pues se estima que un 97% de los autos que se fabrican en Giant Motors en Hidalgo son a combustión y solo un 3% son eléctricos.

“Si es un porcentaje muy bajo, pero estamos por buen camino. En estos últimos meses destacamos en el país por tener más del 40% del mercado de autos eléctricos en México, al vender durante el 2020 unos 383 vehículos 100% eléctricos”, indicó Massri, al recalcar que la armadora intenta mantenerse como la número uno del país y lograr que la participación de los autos eléctricos en su portafolio sea de un 15 a 20% en los próximos tres años.


Próxima realidad

Para Zacua, con el descubrimiento del yacimiento de litio en Sonora, la fabricación de baterías de litio de origen mexicano se ha vuelto una realidad a corto plazo, pues estiman que la siguiente generación de baterías para sus automóviles eléctricos será hecha en México.
Nazareth Black, CEO de Zacua México, indicó que actualmente China es el mayor desarrollador de esta tecnología en el mundo, con un ecosistema más grande de proveedores en el sector. Sin embargo, reconoció que también es una realidad que hay una transformación en toda la industria automotriz y en todas las cadenas de suministro, para poder adaptarse al cambio que viene y a la transición de la electromovilidad que cada vez se acelera más.

Resaltó que México es el quinto productor de piezas para vehículo, además de uno de los principales ensambladores del sector, y exportador de piezas, por lo que su importancia es grande a nivel internacional y, con la fabricación de baterías se abren nuevas posibilidades para el mercado nacional.
“México tiene esta transformación en proceso de forma muy acelerada (…) Yo pensaba que esto era en lo que más nos íbamos a tardar muchos años, en ponernos a trabajar en desarrollo de baterías de litio, y luego a raíz del descubrimiento de los yacimientos, esto coloca a México en una posición privilegiada porque ya tenemos aquí el material”, apuntó.


Preparar el terreno

José Zozaya, presidente de la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA) indicó que para el futuro de la industria automotriz en México es fundamental promover infraestructura y políticas públicas que permitan orientar la producción de vehículos híbridos y eléctricos. Así como promover el que existan incentivos gubernamentales que permitan hacer de estos vehículos, unidades disponibles y al alcance de la población.
De acuerdo con los últimos datos de AMIA, en enero de 2021 se comercializaron 2,686 unidades híbridas o eléctricas en el país, lo que representó el 3.3% de las ventas totales de vehículos ligeros.

Para la organización, estas cifras muestran que la tendencia continuará al alza en la medida en que estos vehículos sean más accesibles.
Por su parte, Manuel Montoya, director general del Clúster Automotriz de Nuevo León estimó que para el 2025 se espera que se equilibre la venta de autos eléctricos contra los de combustión interna. Esto, debido a que la tecnología con la que se elabora la batería mejorará al igual que su precio.

“Esperamos que durante los próximos 4 o 5 años, la producción de vehículos eléctricos vaya en aumento. Y aquí es donde existe una oportunidad para los fabricantes de componentes, que deben evaluar y ubicar al nuevo mercado. Hay que ver que componentes que ya fabrican para autos de combustión interna, los puedan innovar e ingresar al de los autos eléctricos. Por ejemplo Nemak, que fabrica cabezas de motor, ya ha empezado a fabricar carcasas de batería”, dijo Montoya.

Y como muestra de importancia de este tema, es que la armadora General Motors anunció una inversión significativa en Ramos Arizpe con la que se pretende preparar al complejo para la producción de vehículos eléctricos de la marca GM, y que sea a partir del 2023 cuando también se comiencen a fabricar baterías y componentes eléctricos, iniciando durante el segundo semestre de 2021 con la manufactura de “Drive Units”, el sistema de propulsión que impulsa a los vehículos eléctricos.


La producción de autos eléctricos en México está conformada por muchos componentes, y hoy en día, la mayoría de ellos son importados.
Empresas del sector plástico en México:|4 MIL